Saltar al contenido
Portada » Blog Jurídico » ¿PUEDO TENER PERMISO DE RESIDENCIA POR SER EMPRENDEDOR?

¿PUEDO TENER PERMISO DE RESIDENCIA POR SER EMPRENDEDOR?

Sí, estamos de acuerdo. A los emprendedores se les debería allanar el camino en todos los sentidos por el mero hecho de serlo pero, no siempre es así. La burocracia sigue siendo una piedra difícil de salvar en ocasiones pero… tranquilos. Para eso estamos aquí. Vamos a hablar de la autorización (que no visado, más adelante profundizamos en ello) de residencia para emprendedores y, en primer lugar, de algo importante.

Es fundamental que tengamos claro que si los organismos reguladores (la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en tu país o la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones) deciden que tu proyecto no es innovador, la autorización será denegada. Este es uno de esos datos que solemos encontrar al final de nuestras consultas, justo cuando hemos acabado de tomar nota con sumo cuidado de todos los pasos a seguir. Pero nosotros, sin embargo, pensamos que es positivo empezar por aquí para evitar sorpresas y porque puede ayudar a avanzar por el proceso de una forma más certera.

Ahora bien, ¿quién decide y en base a qué criterios si tu proyecto es o no innovador?. O lo que es lo mismo, ¿es posible que se valore de forma negativa algo que probablemente para ti sea inmejorable?.

Bien, analicemos. En todos los casos se lleva a cabo un estudio individualizado. En este se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  • El perfil profesional. La formación y la experiencia pero también la implicación en el proyecto.
  • El plan de negocio. Aquí entramos en un terreno de gran valía. Hablamos del meollo de la cuestión. De la descripción del proyecto, los calendarios, la localización, la forma jurídica de la empresa y el impacto económico que supone potencialmente la inversión. Igualmente, del número de puesto de trabajos que se estiman crear y de las actividades previstas tanto en materia de promoción como de estrategias de venta. Ojo, la descripción del producto o servicio ha de ser lo más detallada posible y se potenciarán los aspectos innovadores (importantísimo). También se cubrirá el análisis del mercado y los competidores, la oferta y la demanda, la evolución que se prevé… Y por último, y para nada menos importante, la financiación. Cantidades, fuentes, créditos, subvenciones…
  • El valor añadido del proyecto para la economía española. ¿Qué puedes y/o quieres aportar?.

Asegurarse de que todos estos puntos están en orden antes de ponerse manos a la obra es fundamental. Con las bases bien puestas, sigamos adelante. Eso como filosofía de vida: siempre adelante.

¿QUÉ DICE LA LEY?

A nivel legal, la jurisprudencia ofrece respaldo desde el pasado 2013, con la entrada en vigor de la Ley 14/2013 de Apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

En líneas generales, esta se crea como respuesta a una tendencia real. Los flujos internacionales están cambiando a una velocidad mucho mayor de lo que nuestra Administración ha estado dispuesta a adaptarse en los últimos tiempos. Ajustar los procesos a escala global ya no es una opción, es una necesidad. En este sentido, el número de profesionales y directivos que tiene España con las capacidades necesarias para gestionar la internacionalización empresarial es, en algunos casos, insuficiente y resulta imprescindible que profesionales extranjeros en ámbitos muy específicos vengan a formar a españoles o a formarse ellos mismos en España. La admisión, en los países de nuestro entorno, de profesionales cualificados es una realidad internacional que, a nivel global, se estima que representa nada más y nada menos que un 30 por ciento de la emigración económica internacional. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha identificado como un factor básico para favorecer el emprendimiento el entorno institucional y regulatorio del Estado de acogida. Es por esto que los países más avanzados ya disponen de sistemas diseñados especialmente para atraer inversión y talento, caracterizados por cauces especializados y procedimientos ágiles.

¿QUIÉN PUEDE GOZAR DE LA AUTORIZACIÓN?

Cualquier ciudadano extranjero (no comunitario) que quiera desarrollar una actividad emprendedora y empresarial de carácter innovador en nuestro país, o que pueda tener especial interés económico para España (hablamos de aquellas actividades empresariales y/o emprendedoras que supongan la creación de puestos de trabajo y/o tengan un carácter innovador para España, y/o supongan inversión para España).

Lo veíamos al inicio. Es importante distinguir entre visado y autorización.

  • Visado: Cuando el solicitante se encuentra fuera de España, obtendrá un permiso de 1 año para residir y trabajar en todo el territorio nacional. Se solicita con el fin de con el fin principal de efectuar los trámites previos para poder ejercer la actividad emprendedora.
  • Autorización: Cuando el solicitante se encuentra legalmente en España, obtendrá un permiso de 2 años para residir y trabajar en todo el territorio nacional.

¿CUÁNTO DURA?

A diferencia de lo que ocurre con las autorizaciones reguladas en la Ley de Extranjería, las autorizaciones encuadradas dentro de la Ley de Emprendedores tienen una duración inicial de dos años como acabamos de ver, y renovables. Para poder renovar este permiso en España es necesario acreditar que se sigue desarrollando la actividad laboral en el territorio, con el correspondiente alta en Seguridad Social. Además es importante que la residencia sea legal y efectiva en España. Es decir, que dicha residencia haya sido continuada y no se haya permanecido fuera de España por periodos de más de 6 meses por año. Todo esto se mira con lupa, hay que ser muy meticulosos con ello.

¿QUÉ REQUISITOS SE DEBEN CUMPLIR?

El tema de la documentación y los listados de puntos a cumplir es la parte más tediosa de cualquier proceso, pero igualmente necesaria. Para conseguir la autorización debes:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Contar con un seguro público privado de enfermedad concertado con una Entidad aseguradora autorizada para operar en España.
  • No encontrarte irregularmente en territorio español y carecer de antecedentes penales.
  • No figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido.
  • Contar con recursos económicos suficientes para ti y para los miembros de tu familia durante el periodo de residencia en España (es importante que sepas que simultaneamente podrán solicitar este tipo de autorizaciones tus familiares, limitando estos a cónyuge o pareja de hecho, hijos menores de edad o mayores que dependan de ti económicamente y ascendientes a cargo. También podrán hacer la solicitud con posterioridad pero nos parece importante recalcar que podéis remar a la vez).
  • Abonar la tasa correspondiente. Está en torno a los 70 €. ¿CÓMO HACERLO? Actualmente existen 2 vías para acceder a este tipo de autorización de residencia y trabajo en España.
  • Si te encuentras fuera de España, es necesario obtener un visado de residencia para emprendedor. Esta solicitud como siempre se hace a través del Consulado de España que te corresponda en función de tu domicilio.
  • Si te encuentras en España de forma legal, directamente podrás hacer la presentación de la solicitud de tu autorización en la Unidad de Grandes Empresas y Colectivos Estratégicos.

La solicitud puede presentarse por el propio emprendedor o a través de un representante debidamente acreditado o despacho de… aquí entra LUCENA MONTSERRAT, especializados en esto y lo otro…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.